Doña Ana Marisma, la perfección hecha arroz

¿Dulce o salado? ¿Plato principal o postre? Respondas lo que respondas, el arroz que te traemos hoy es para ti. Sí, hablamos del Doña Ana marisma, la perfección hecha arroz. Por supuesto, se encuentra, haciendo honor a su nombre, en las marismas de Doñana, en nuestras marismas. Si quieres disfrutar de él, estás de suerte pues es una de nuestras variedades. A continuación, te explicamos las razones por las que el Doña Ana marisma no puede faltar nunca en tu cocina. 

Doña Ana Marisma, la perfección hecha arroz

El arroz marisma es delicado y su producción no es excesivamente grande. De grano redondo nuestro Arroz Marisma, tiene una gran capacidad de absorber los líquidos con lo cual adquiere rápidamente los sabores de los alimentos junto con los que se cuece. Esta gran absorción de líquidos y sabores lo hace especialmente indicado para arroces secos o paellas. 

Pero no solo en estos platos puedes disfrutar de esta variedad. Debido a su fácil absorción del sabor de los alimentos que lo rodean, es perfecto también para arroces caldosos. 

Pero no solo de guisos vive el hombre, y tirando de más refranes de los de toda la vida (que tienen tanta razón), también tenemos que admitir que a nadie le amarga un dulce. Es perfecto para postres como el arroz con leche, donde da grandes resultados. 

Una de sus ventajas es que tiene un tiempo de cocción corto. Por lo cual, si vas con prisas para cocinar, este es tu arroz ideal. El tiempo de cocción indicado es de entre diez y catorce minutos,  más otros cinco de reposo. Sin embargo, estas indicaciones son flexibles, por supuesto, dependiendo del gusto de quien lo vaya a consumir.

¿Ves como todo son ventajas con el arroz marisma Doña Ana? ¿Y tú, en qué plato lo vas a utilizar hoy?